Humboldt in Spanien
Deutsch - Alemán
- Startseite
- Kontakt
- Aktivitäten
- Impressum
 

- Dem Verein beitreten
- Einsendungen
 
Humboldt in Spanien

Esquema para la charla sobre Renau en la Asociación Alexander von Humboldt



1 José Renau ha sido considerado uno de los mejores fotomontadores del siglo XX por expertos en historia del arte. Empezó siendo dibujante y cartelista. Sus últimos trabajos fueron murales, que todavía se conservan en Halle-Saale y en Erfurt.

2 La vida y la obra de José Renau están determinadas por su compromiso político. A los 23 años se afilia en el Partido Comunista de España. No abandonará su fe en el socialismo de raíz soviética, a pesar de los conflictos que tuvo con la burocracia de la DDR.

3 Renau sostuvo siempre la funcionalidad del arte: toda creación artística sirve a un propósito. El arte por el arte es para él una patraña. Me he permitido la broma de calificar a Renau funcionario del arte, haciendo un juego de palabras en español, que es intraducible al alemán.

4 Renau pasó su niñez en un paraíso. Su formación fue católica y fue formado en la responsabilidad moral de cuño conservador. Aprendió a pintar y a conocer la pintura gracias a su padre. Estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. A los 21 años un golpe de suerte y su talento le convirtieron en un artista de éxito. Esto supuso un trauma psicológico para él, que se sintió manipulado por personas innobles.

5 Renau es uno de los protagonistas del convulso drama que vivió la cultura y la civilización europea en la primera mitad del siglo XX. Gracias a un librero judío francés conoció, estudió y siguió los pasos de John Heartfield y de sus compañeros pintores y grafistas de la república de Weimar. Renunció a la carrera artística y dedicó su talento a la causa política. A la vez se ganó la vida como cartelista y publicista.

6 Su fidelidad al PCE y su coherencia artística facilitaron su nombramiento como Director General de Bellas Artes en 1936, al poco del estallido de la Guerra Civil española. Organizó el traslado a Valencia de los más importantes cuadros del Museo del Prado. Encargó a Picasso un trabajo para la Exposición Universal del París de 1937 que luego se llamó el Guernica. Produjo innumerables carteles en defensa de la causa Republicana.

7 Se exilió a México en 1939. Tuvo la oportunidad de trabajar en Nueva York con un sueldo excelente. Pero prefirió México para poder trabajar con el muralista David Alfaro Siqueiros. Colaboró con él, y también realizó varios murales propios, el más destacado de los cuales se conserva en el Casino de la Selva de Cuernavaca. Empezó su serie de fotomontajes antinorteamericanos The American Way of Life. Para sobrevivir tuvo que trabajar en la creación publicitaria y en el cartelismo cinematográfico.

8 En 1958 se trasladó a Berlín Oriental, convencido de que podría publicar su serie de AWL y de que trabajaría en la redacción de la revista satírica Eulenspiegel.

Contra sus pronósticos y sus deseos, se empleó en la televisión de la DDR como caricaturista, con un sueldo excelente. En cuanto dominó el medio audiovisual, cambió su contrato y empezó a hacer películas de propaganda política, ilustradas con excelentes dibujos suyos.

9 Diez años después de instalarse en Berlin, consigue que se publique un libro, que la editorial titula Fata Morgana USA, con una selección de sus fotomontajes antinorteamericanos. Su relación con los medios artísticos de la DDR es nula o mala. Primero debido al carácter orgulloso de Renau. Luego, debido a la mediocridad de los artistas oficiales, que temían la calidad de Renau. También se deteriora la relación de Renau con sus camaradas del PCE. Se posiciona a favor de la URSS tras la invasión de Checoslovaquia en 1968.

10 Se le encargan tres murales exteriores en dos edificios de Halle-Neustadt, que realiza a pesar de los problemas que tiene con su primer equipo de trabajo y de las censuras oficiales a sus primeros bocetos. A partir de ese momento, se opera un cambio en la actitud de Renau hacia las instancias oficiales del socialismo real. Jamás hace críticas públicas al sistema, pero se opone a él con sus propios medios: crea un Círculo de Dibujo en su casa, para formar a un puñado de jóvenes interesados en el arte moderno. Renau se convierte en una puerta abierta al arte del siglo XX que, en la enseñanza oficial de la DDR, vive encerrado tras un cordón sanitario ideológico.

11 La Bienal de Venecia de 1976 le invita, junto a Joan Miró y Josep Lluis Sert, como representantes de la vanguardia española del primer tercio de siglo. Su nombre y su obra empiezan a conocerse en Europa. Regresa a España en 1977, y es recibido con afecto y reconocimiento. Pero su concepto utilitarista del arte choca con el esteticismo dominante en los artistas españoles y europeos en general. Los únicos que le hacen caso y no se oponen a sus apariciones públicas son los valencianos catalanistas de Acció Cultural, con quienes Renau se identifica inmediatamente, pasando a llamarse Josep Renau. Les cede su legado para que creen la Fundació Josep Renau, que todavía lo mantiene. No llegó a establecerse en España porque tenía pendiente en la DDR la ejecución de un mural en Erfurt, y porque no se le aseguraron los medios concretos para vivir y trabajar en Valencia. Murió en Berlín en octubre de 1982. Está enterrado en el cementerio de las víctimas del fascismo de Lichtenberg.


<< Zurück
Humboldt in Spanien
Spanisch - Español
- Inicio
- Contacto
- Actividades
- Aviso legal
 

- Únete a la asociación
- Envíos
 



Copyright © 2007-2020 humboldt-in-spanien.com | All rights reserved
Design by EDV Service Costa-Blanca S.L.